La Libertad del Espíritu

conversatorio y tecito en la playa abril 2018
Conversatorio y tecito en la playa

Hay una diferencia vital entre sentir felicidad por algo, o sentirse, ser y estar Libre. La felicidad se termina cuando termina lo que te hace feliz. La libertad del espíritu en cambio, es un Estado interior permanente y que a pesar de los cambios, dificultades e incluso tragedias, no se apaga ni se termina, sino que te protege, fortalece y eleva».

31960607_1811930965768534_1845036384637681664_n
Compartiendo después de un Circulo Cristico
28870852_1859972750741815_3823189483822652621_n
Los Lideres del Movimiento de Fe en Arica preparando un taller

Vencer la Apostasía por Amor a Cristo

– La apostasía es la gran enfermedad de los Hombres de Fe –

Entre el mundo creyente se ha establecido como apostasía el abandonar una iglesia, religión o el clérigo por discrepancias o quiebre en la Fe.

Pero la apostasía A CRISTO es algo más profundo que discrepancias eclesiásticas. Es la deformación y degeneración de la doctrina y Espíritu Original que Cristo nos dejó, sin prescindir de Su Nombre. Y eso es lo que durante dos mil años se ha incrustado en el mundo por acción malvada del Hombre: Negar a Cristo en nombre de cristo.

La apostasía actúa en distintos niveles. Estos son algunos ejemplos de cómo actúa entre el mundo creyente. Todo ser de Fe con voluntad de vivir a Cristo, debe tenerlos presente para combatir como verdadero agente de sanación esta enfermedad que aleja al Hombre de Fe del Dios Vivo que ES:

1) Divinizar la calidad humana de Jesús por sobre su calidad de Dios, y suplantar la calidad Cristo y Verbo que es desde siempre y antes de este mundo. Ejemplo “Jesús te salva”; “Acércate a Jesús”.crucifix-207397_640

2) Adorar la crucifixión de Jesús como único acto de Redención y Salvación, y olvidar la vital y mayor importancia de los tres días de victoria y Resurrección donde la muerte fue vencida y el espíritu del Hombre es restaurado por acción salvadora de Cristo. Ejemplo: “Alégrate, Jesús murió por ti”; “Fuimos Salvados por la muerte en la cruz”.

3) Seguir predicando que somos pecadores por naturaleza y nacemos en pecado, y olvidar que con los hechos de Salvación todos nacemos puros y restaurados. Ejemplo: “Reconoce que eres pecador y Cristo te acogerá”

4) Basar la Fe en una Iglesia, olvidando que es el ESPÍRITU que habita en el Hombre el único templo de Dios del cual habló JesúsCristo.

5) Negar la autoridad directa del Cristo vivo sobre la fe de los Hombres, reemplazándola por autoridades humanas.

6) Reducir a Cristo a un libro, adorando a este instrumento como algo sagrado y absoluto, olvidando que es un medio para establecer una relación viva con Dios. Pero no es TODO lo de Dios.

7) REZAR a Dios de forma repetitiva, o sólo pidiendo y pidiendo, olvidando que Cristo nos enseñó la ORACIÓN como un DIALOGO permanente con Dios con el objetivo de trascender este mundo y sus amarras.

8) Negar el esfuerzo y disciplina personal que requiere la vida espiritual en la oración y meditación. Reemplazándolo por una asistencia repetitiva a un lugar, un día determinado.

Virgen22.JPG9) Elevar y adorar a santos y vírgenes por sobre la calidad de conductor ÚNICO del Cristo hacia el Padre. “Nadie llega al Padre si no es por el Hijo”. Por ejemplo: Celebraciones paganas a santos, vírgenes o ángeles.

10) Vivir la espiritualidad como algo de uso exclusivamente personal e individual, y olvidar que parte vital de la Fe en Cristo se encuentra en la vivencia comunitaria del cuerpo de consagrados y en el servicio al prójimo.

11) Usufructuar y negociar con la Fe, o hacerse participe de negocios usando el nombre de Cristo, y transgredir las severas advertencias de Cristo sobre el apego aldinero y las riquezas. “No se puede servir a Dios y al Dinero”. Ejemplo: Cobrar por bendiciones, oraciones, sacramentos, etc. Solicitar dinero en medio de rituales. Lo de Dios no se comercia.

12) Litigar sobre Dios entre los diversos credos, y olvidar que Dios es universal, y que Cristo es el único con poder de Juicio. “No juzgaras”

Estos puntos son parte de esta enfermedad de la Fe, llamada Apostasía, la cual vino a desplazar la autoridad de Cristo no apenas dejó este mundo. Es un arma del mal para negar y esconder la vía de elevación del Hombre a través del propio espíritu y la autoridad Viva que tiene Cristo como Sumo Sacerdote Celestial.

Tomando conciencia de los reales hechos de Salvación sucedidos con la venida de Cristo y del Plan que abrió hacia adelante, el verdadero creyente tendrá ante sí una división de su camino: seguir al Dios que los Hombres han reemplazado o seguir la autoridad directa de Cristo bajo un nuevo orden y en una nueva vida.

Debemos vencer la Apostasía y establecer una relación personal con Cristo Vivo.

De todos y de cada uno depende vencer la Apostasía por Amor a Cristo.