La rebelión de las máquinas

La ciencia prevé la inevitabilidad del progresivo avance de la
inteligencia artificial y de la robótica, hasta puntos de autonomía y
‘pensamiento propio’ que ya se puede verificar en experimentos
recientes. Y no puede ser de otro modo: se trata del reemplazo de la
fuerza e inteligencia humana en labores y roles que puedan ser
ocupados por máquinas supuestamente entregadas al designio y
mandato de sus patrones, y por lo mismo con cero costos sociales y
sin conflictos que entorpecen la expansión de los planes productivos
de quienes ostentan poder y control. Al fin de cuentas habrá soldados
robots, maquinas obreras, vehículos sin conductor, y hasta parejas
artificiales con rasgos humanos.

Sin embargo, esta tendencia no es, precisamente: artificial, sino más
bien…’natural’. Porque los Hombres en su evolución están
llegando al punto de su propia creación. Es decir: ahora son los
humanos los que construyen máquinas a propia semejanza, para fines
de utilidad al inicio, y para propósitos mayores en futuro. Y para estos
objetivos más importantes será imprescindible dotar a estos aparatos
de ‘alma’ para que ‘sientan’ en modo que puedan discernir y con ello
’tomar decisiones’ ya no solamente según fórmulas matemáticas de
probabilidades, sino que según ‘razonamiento deductivo’.

Si el Hombre no fuese el Ser Que Es, y en cambio fuese ‘un dios’: un
Ser Superior muy por encima de aquello que nosotros conocemos y
podemos imaginar… ¿qué tipo de ‘maquina’ construiría? Seguramente
inventaría un sistema biológico en grado de alojar características de
tipo divina y superior que pueda ‘soportar’ y ojalá ‘hacer propia’ ciertas
formas y maneras de ser que ayuden a sus ‘padres’ a expandir el
universo sobre el cual laboran para gobernar.

¿Sería entonces la única fórmula que las entidades superiores
pudieren aplicar para conformar generaciones de inteligencia similar
que les ayude en sus planes de expansión y creación?
Probablemente no. Seguramente hay muchas, u otras, maneras y
métodos, planes y desarrollos que apuntan a fomentar algún grado de
vida en un determinado estado de creación, según el universo en el

cual se mueve. Pero en términos macros y fundamentales: lo seguro
es que las dos únicas y grandes vertientes que dan identidad y
peculiaridad a las creaciones son: La Luz y Lo Oscuro.

La idea que Luz y Oscuridad, cuan fuerzas y energía, como masa de
materia y fenómeno corpuscular, van por carriles paralelos que jamás
se tocan y hasta distantes y ajenos entre sí es, en parte, real, pero
nunca en forma radical, ni lo es siempre en términos estrictos. Sí lo es
que ambas cualidades mantienen una interrelación y dependencia en
la materia sin que ninguna de las dos decline a imitar, fundirse o
rendirse ante la otra; y no abandonando su propio reino convergen en
la materia y en ciertos grados de Creación, y sin embargo, incluso en
tales casos: nunca se amalgaman al punto de dejar de ser aquello que
les define.
Debemos considerar estas leyes básicas para entender aquello que se
nos enseñó en pasado con ‘peras y manzanas’ debido a que nuestro
desarrollo y comprensión no concebía fenómenos que hoy nos
resultan naturales o al menos de conocimiento posible.
Si nos dijeron que ‘Dios es Luz’ y que ‘el Diablo es Oscuridad’,
quizás…de seguro… mostraban ante nuestro desconocimiento a dos
fuerzas con capacidad con algún nivel de creación en cuanto a materia
inteligente que distinguiría- en su producto final- a los ‘hijos de la luz’
de los ‘hijos de la oscuridad’.

El primer núcleo adámico no fue creado en esta Tierra, y según lo que
leemos en Genesis: fue creación divina en los albores de la expansión
de la Luz. Sabemos, luego, que hubo una seria colisión de energía
creacional entre La Luz y Lo Oscuro que provocó eones de caos cuya
revolución determina en gran medida aquello que conocemos como ‘la
vida’ según el tipo de universo en el cual habitamos.
La ‘primera guerra’ fue entre reinados cósmicos y divinos: la rebelión
de Lo Oscuro que se opuso a la expansión de La Luz no provino de la
materia o de la energía Oscura: sino de la misma Luz creada cuan
inteligencia en grado de discernir y crear. La clave de supervivencia de
la Luz, en su Inteligencia y capacidad de Discernir y Crear, yacía en:
nunca permitir el movimiento retrogrado de la Luz hacia la raíz
oscura… este retroceso en realidad equivalía al regreso del primer

estallido que dio paso a la división entre Luz y Oscuridad. El temido y
vedado ‘movimiento retrogrado’ semejaba a una implosión cuántica
mayor que, de acaecer, disolvería incluso al núcleo oscuro que
permitió la independencia de la primera partícula de luz.

Y que una creación destinada a expandir la Luz (un dios de luz)
decidiera hacer el temido y estrictamente indebido viaje retrogrado
hacia los orígenes de la materia oscura original… pudo ser el fin de
todo. Y no lo fue, pero si cambió todo, sin embargo, no exterminó la
naciente creación debido a que el rebelde dios supo detenerse en el
llamado ‘punto cero’, evitando así la implosión de exterminio,
adquiriendo sí del núcleo madre el conocimiento de la materia en su
profundidad; saber que al regresar ante La Luz puso cuan capital
propio para ser proclamado Señor de la materia y co- creador.

Sabemos que hubo separación y así nació la primera guerra entre
fuerzas inteligentes con poder de Creación. Mientras el Reino de La
Luz transformaba la materia en grados de Luz para propósitos de su
siembra y expansión… ahora un principado de oscuridad podía
manipular la materia para impregnarla con su característica y hacerla
renuente y resistente a las influencias de la Luz.

Los Adanes originales en su mayoría fueron cautivados por el dios que
ahora se proclamaba Señor de la materia y príncipe de la creación
tangible. Las promesas de reinos propios, y la falsa libertad de los
deseos y propios planes sin las fronteras del Orden que la Luz imponía
según su riguroso modo de expansión y Creación, resultó ser atractivo
y hasta ‘liberador’. Así la primera Creación Inteligente de la Luz perdió
tres cuartas partes de los Adanes Originales.

Eones pasaron antes de que el clamor de los adanes caídos llegara a
la Luz reclamando un rescate y salvación que, por supuesto, la Luz no
desoiría por tratarse de ‘hijos de la luz’ aún en la caída y la rebelión, y
que ahora pedían ser liberados de las cárceles de las Tinieblas.
El principado de la oscuridad ‘creó mundos y seres’, al modo como la
Oscuridad va ‘creando’: mediante implosiones, caos, orden temporal y
materia que debe perecer, mutar y volver al ciclo de implosión: es
decir…’LA MUERTE’.

La ‘eternidad’ y la ‘permanencia’ lograda por la Luz fue, desde
siempre, la clave y el corazón que el principado tenebroso pretende y
ansia lograr para aplicarlo a sus experimentos transitorios.
Mundos temporales con seres con algún grado de inteligencia: todo
sujeto a la muerte y nunca nada con proyección real de permanencia y
expansión de vida… y esperando por fin ya no pasar por ciclos
violentos de disipación y disolución… tal es la ‘creación’ del principado
tenebroso en uso de los conocimientos extraídos de la raíz de la
madre Oscura.
Y el Reino de la Luz envió a los Suyos al rescate de los adanes caídos
que ahora aclamaban por ser salvos. ¿Qué hacer con adanes
corrompidos por el poder luciferino y que por eones han usufructuado
de las formas y modos de Lo Oscuro? ¿Insertarlos de inmediato en el
corazón de la Luz?
En los universos había mundos intervenidos por el principado oscuro,
con sus criaturas y sus características malévolas: eran máquinas
biológicas que servían a los demonios para sus planes y propósitos;
esclavos con algún grado de inteligencia y con una sustancia oscura
que los hacia cautivos de los deseos: lujuriosos, violentos y
semejantes a sus patrones. Máquinas biológicas para uso y
usufructúo de sus autores según planes que sólo ellos conocían.

El Reino de la Luz concibe el ‘Plan de Salvación’: a estos mundos irían
los adanes caídos, protegidos de los hijos e hijas de la oscuridad por
‘paraísos’ resguardados y protegidos para no mezclarse con las
criaturas llamadas… HOMBRES.
Sabemos que la Eva creada para estos adanes caídos, puestos en las
franjas protegidas en mundos de Hombres creado por el principado
oscuro, fue una compañera distinta a la Eva Original, que por el
testimonio escrito que conocemos: no cayó en la traición, y por lo
mismo es que los rescatados adanes puestos en los mundos para su
redención eran solamente varones, y la Eva instaurada para compañía
nunca fue la Eva Original. Y esto es muy importante: porque los
adanes caídos, aún impregnados de los deseos y lujuria conocidos en
los mundos del principado tenebroso, no concebían, no sentían, no
entendían el Amor de Dios y la procreación según la pureza del amor;

y todavía vibraban con los bajos sentidos y los deseos que, sabedor
de la debilidad de los caídos, el príncipe oscuro supo explotar para
hacerles fracasar en su intento por ser redimidos por la Luz.
Sabemos que Liliht era una hija de lo oscuro, una hechicera, una
sacerdotisa del mal: y fue ésta -y sus mujeres- las encargadas de
provocar a los adanes caídos para unirlas a ellas y así frustrar el Plan
de Salvación del Reino de la luz. Y de paso, Lo Tenebroso ahora, eso
creía, podría acceder a la clave adámica (divina) mediante hijos e hijas
de adanes y mujeres de este mundo: los cuales heredarían las
fórmulas interiores de la Luz, y con ello, por fin, obtendría la hebra que
podría conducir a su principado por la senda de la permanencia, la
eternidad y la liberación de la muerte.

Burney Relief, Babylon (1800-1750 aC). Algunos eruditos (por ejemplo, Emil Kraeling) identificaron la figura en relieve con Lilith, basada en una lectura incorrecta de una traducción obsoleta de la Epopeya de Gilgamesh. La investigación moderna ha identificado a la figura como una de las principales diosas de los panteones de Mesopotamia, muy probablemente Ishtar o Ereshkigal.

La unión de los adanes con las huestes de Liliht provoca una ‘caída’
del Plan de Redención de los adanes YA caídos en el Origen de la
Creación. Esta segunda Caída, ahora del Plan de Salvación,
produce un efecto inesperado: consideremos que los adanes
rescatados,- los cuales estando al servicio de las Tinieblas, luego de
traicionar al reino de la Luz, NO perdieron su cualidad divina, sino que
la pusieron al servicio de su nuevo amo y corrompieron la esencia de
su Espíritu-, al ser rescatados y colocados en los mundos urdidos por
los démonos tampoco fueron eximidos de sus cualidades divinas
originales, las que yacían tergiversadas y maleadas, pero que,
precisamente, en este proceso de redención debían purificarse y
restaurarse.

Pero ahora, en la Caída del Plan de Salvación, los adanes engendran
hijos ‘artificiales’: porque los Seres urdidos por las Tinieblas son
‘máquinas biológicas’ con tiempo de duración, temporales, y sujetas a
la muerte. Y de esta manera: la inmortalidad y el potencial divino de
los adanes originales rescatados se fue diluyendo, al punto que ellos
mismos, al infectarse con la unión con mujeres de este mundo, se
hicieron mortales.
El Plan de Salvación entonces ya no se dirige a la redención física
de Adanes Originales: sino, se dirige ahora al rescate y elevación
del Espíritu y la Herencia adámica /clave/ que el humano posee.
Es decir: el Hombre de hoy es una máquina biológica urdida por los

démonos pero que al poseer Espíritu de la Luz y Clave adámica tiende
a convertirse en PERSONA CONCIENTE de su ORIGEN DIVINO, y
postula a elevarse desde su Interior hacia la Morada Original.
Mientras que la fórmula de su carnalidad y mente artificial lo insta a los
deseos, a la rebelión, la autosuficiencia del conocimiento, a la
violencia, a la lujuria, a la mundanidad y a la autodestrucción.
El Adán Original fue IMAGEN y SEMEJANZA de su Creador. El
Hombre que conocemos tiene la Semejanza e Imagen de la Luz y del
Padre Original solamente en SU ESPIRITU y en su Clave Adámica. El
resto es creación oscura. El Hombre carnal es una máquina biológica
para fines oscuros.

Las máquinas biológicas destinadas a los fines que sólo el principado
Tenebroso conoce bien del todo han sido ‘intervenidas’ por dos
factores ajenos a la oscuridad: el Espíritu de la Luz y la Clave
Adámica. Es decir, aquel acto de caída que debía servir a las Tinieblas
para descubrir secretos de creación que no logra empoderar, en su
resultado final le ha sido adverso y contrario: del momento que esa
presencia de Dios en el Hombre y la condición intrínseca de lo
adámico postula a que esta ‘maquina biológica’ también pretenda
marchar por veredas diversas a las impuestas por su gestor oscuro.
ASI EL COMBATE SE LIBERA EN EL INTERIOR DEL HOMBRE.
Pero la máquina biológica inteligente no se ha quedado inerte en el
vaivén de la lucha entre el Reino y el principado: se ha rebelado y se
ha levantado a sí misma como ‘fuerza intermedia’ o ‘tercera
fuerza’…que no posee el poderío de sus superiores, pero que juega
con la dependencia que cada poder sí tiene de los Hombres…ya que
si una máquina biológica, de esta envergadura e importancia, con su
Espíritu y clave adámica, se entregase y sirviere al principado oscuro:
sería una gran ganancia de Poder para Lo Tenebroso, quien de paso
obtendría así un servidor con potenciales que otros aparatos
inteligentes menores no poseen. Mientras que para la Luz el
proceso es distinto, pero no menos fundamental y vital.

El príncipe oscuro quiere a la máquina con todo lo que posee. El
Reino de la Luz no tiene interés en la máquina biológica, sino que
en el Espíritu que habita en el artefacto inteligente, y que por la

clave adámica este artilugio biológico vaya creando POR
VOLUNTAD, CONCIENCIA y LIBERTAD a un Nuevo Ser. En modo
que por Espíritu y bajo la Clave Adámica el ingenio biológico fomente
en su interior DE NUEVO al ADAN ORIGINAL; y muerto lo artificial,
carnal… nazca, por fin, el Adán Original que SÍ interesa, y mucho, al
Reino de la Luz.
Mientras Lo Oscuro lucha por toda la máquina, y ojalá intacta en su
interior, prometiendo una inmortalidad relativa… (en cuanto puede
provocar la ilusión de trasgredir el tiempo y con eso obviar los
procesos de muerte física)… al Reino de la Luz sólo le importa que el
Espíritu de Dios (origen) gobierne en toda la máquina humana, y gane
para sí al Alma (Sentidos) y la convierta en aliada natural del Fuego
Original (Espíritu), y en unidad con las claves Adámicas se dé en el
interno de Lo Carnal y Temporal un proceso de gestación de un
Nuevo Ser; en modo que muerta la máquina, e inservible la Carne:
nazca y se eleve el Ser Adámico Puro y Original que regresa
definitivamente a su Patria Madre.
La máquina biológica inteligente que conoce este Plan, y puede
discernir estas diferencias también puede rebelarse: ¿Por qué he de
elegir entre un principado oscuro que me someterá a lo temporal y al
juego del tiempo, y-por otro lado- a un Reino de Luz que desmerece
mi condición Carnal y mental artificial, que es LO MIO, para usarme
como nido para un Ser que será de composición diferente y tendrá
propósitos distintos?
El Ego es el promotor de la rebelión de las máquinas bilógicas: ¡¡ni
principados ni reinos!! Pero en su necia revolución o pataleo éstas –
las máquinas biológicas- acuden a la Luz cuando enferman o sufren, y
usan lo que Lo Tenebroso les incentiva para sentirse vivos y
entregarse a los sentidos o a la auto suficiencia.
Las religiones son el producto del juego de la rebelión de las máquinas
biológicas.
El Camino Espiritual que el Plan de Dios propone a la Conciencia de la
máquina biológica humana, comprende: aceptar al Espíritu de Dios en
Uno; Conocer al Espíritu tal como éste ES; asumir el Gobierno del

Espíritu en todo el Ser Humano, siendo vital la unidad del Alma en
lealtad nupcial con el Espíritu.

La Clave adámica se halla en: la Transformación de la Sangre;
destronar al Conocimiento y asumir la plena adquisición de La
Sabiduría; La Fe concebida como PODER transformador capaz de
romper los ciclos y condiciones del Tiempo y de la Materia.
Tales procesos de gestación de un Nuevo Ser al interior de una
máquina biológica destinada, en su concepción, a propósitos oscuros,
y gracias a la Luz ahora convertida en horma de un Nuevo Ser: es una
lucha, un combate.
Cristo, el Dios de los Adanes, encarnó en un Ser semejante a una
máquina biológica humana, llamada ‘hombre’. Pero Jesús nunca fue
un ser urdido por demonios: una Eva Original, de esas que no vinieron
a este mundo porque NO traicionaron, encarnó sin ‘pecado’ para
concebir a un hijo ‘sin pecado’ según modos del Padre: no como lo
harían los Hombres ni los demonios. Por lo mismo: Jesús es Cristo, el
Dios Verbo encarnado en cuerpo de hombre…pero jamás, en su
humanidad, fue ‘máquina biológica’ común, y menos posible de ser
ganada por las Sombras.

Sabemos, por la Doctrina de Salvación, qué hizo, a qué vino y cómo Restauró el Plan de Salvación el Cristo Vivo. Y sabemos que la Victoria completa de Cristo permite desde entonces que todo Ser
Humano (o máquina biológica inteligente no intervenida por mano de
Hombre -haciéndola aún más artificial-) ni urdido por demonio (hijos de
las Tinieblas) … es decir: ‘hijo natural concebido por varón y mujer’ –  (o máquina biológica inteligente humana y natural)-tenga una porción del Espíritu de Dios y herede la Clave Adámica. 

Pero no solamente: sino
que además lo tenga a Él por Conductor y Conducto en el Camino de
Retorno a la Luz; y sea Su Poder el que ayude a la gestación del
Nuevo Ser que se creará en la máquina biológica humana, según
fuerza de VOLUNTAD y CONCIENCIA, en modo que: muerta la Carne
y lo artificial, nazca el Adán Original, o la nueva Eva que se elevará al
Reino de la Luz. (Porque mientras que para el Adán es un ‘recuperar
su condición perdida’, para las Nuevas Evas es la alegría y goce de

ascender por primera vez, transformadas de ‘hijas de este mundo’ a-
en Hijas de Dios)
Cristo interviene para ayudar y acelerar el ascenso del Adán perdido y
abrir sendas nuevas a la Eva que nace. Sin Cristo el proceso de
combate de una máquina biológica humana-inteligente en lucha entre
dos Poderes…simplemente se haría interminable, inconducente y
sumamente complicado, por no decir imposible. Cristo se coloca a Sí
Mismo como Guía Divino cercano y concreto para que toda
Conciencia y Voluntad que opte libremente por el Plan de la Luz tenga
compañía de Poder ayudándole y protegiéndole en su gestación de
lo nuevo.
Fundamental para que esta alianza entre la VOLUNTAD CONCIENTE
de la máquina biológica inteligente y su Guía Divino funcione es
fundamental que NUNCA se abandone, y sí se incentive, la
DISCIPLINA ESPIRITUAL: es decir, el Camino del Espíritu que pone
como centro de todo empeño y motivación el buen logro de los
propósitos y metas ya descritos anteriormente. Y desde esta Disciplina
Espiritual se postule a descubrir, conocer, ASUMIR y PONER EN
ACCIÓN las Claves Adámicas… gradualmente, pero sin abandonar
nunca la alianza con Cristo. A esto se le conoce como
PERTENENCIA.

El propósito y meta jamás deben desdibujarse: que del varón NAZCA
un Nuevo Ser, un Adán en toda su potencia y realidad original. Que de
la mujer nazca un Nuevo Ser: una Eva nueva que cuan Hija de la Luz
es recibida como nueva hermana de las Evas Originales. Esto es
RESURRECCION. Y como Cristo es la Ley de Vida: con Cristo
tendremos una Victoria de Vida segura.

La absurda rebelión de las máquinas biológicas humanas crea teorías
raras que postulan a hacer creer que el Hombre mortal y carnal, de por
sí, y por sí solo, creyendo en lo que quiera, y asumiendo falsamente al
cristo que guste…logrará algún nivel de trascendencia. O bien van como muertos en vida artificial ensimismados de ego y de sentido, de deseos y autosuficiencia, dando a todo lo efímero y mortal de la materia una eternidad y permanencia que no existe, porque no apenas pasa ya está muriendo. 

Esa locura que va trasgrediendo lo eterno para favorecer lo banal, y degradar lo espiritual para gozarse de lo carnal en su biología pasajera y artificial… es un desquicio de perdición que sólo mata máquinas humanas que de inteligente real tienen muy poco.

¿Qué decir de las máquinas biológicas humanas-inteligentes que ya
saben la verdad que está dentro de sí y por encima de sus
microcosmos… y sin embargo renuncian al proyecto adámico y
espiritual para, en cambio, sobre vivir unos días más en la efímera
sensación de los sentidos mundanos, mentales o emocionales?
¿Diremos que son seres autodestructivos? ¿Les llamaremos
‘suicidas’? ¿O son otra forma de rebelión…pero soberbios al fin de
cuentas?
Las máquinas biológicas inteligentes esperan ahora prolongar sus
vidas mediante la ciencia que les dé la clave de la inmortalidad, la
misma que manejan sus patrones oscuros. Y el amo oscuro les
entrega migajas de su conocimiento para ganarles cuan agentes de
perdición que ilusionen y esperancen a los Hombres para que se
alejen de la inducción de la Luz y se enfrenten al Plan de Dios hasta
hallar el Camino Espiritual como algo imposible, complicado,
sacrificado, y hasta injusto y contrario a la calidad del Hombre y su
loable y buena humanidad.

¿Por qué Cristo Intervino para Dispensar? Porque es el Dios de los
Adanes; y comprobó que el virus de la apostasía ya había hecho tanto
daño al punto de convertirse en peligro irreversible, y como
consecuencia amenazaba con derrocar definitivamente el impulso de
la Victoria de los Hechos de Salvación.
Según el Plan: Espíritus de Dios , habitando en máquinas biológicas
humanas- inteligentes, serán -y ya han sido- reunidos entonces:
llamados y elegidos, escogidos, para desde su aceptación y unidad
con su Dios reciban en forma acelerada y breve la transformación
interior que les permita ser Adanes y Evas conscientes; de esta
manera, entonces, trabajarán y sembrarán entre los Hombres, desde
una apariencia de maquina biológica que sus iguales acepten y
escuchen, pero que en su interno ya no serán de este Mundo
porque el Espíritu de Dios actuará en ellos y ellas, y el Nuevo Ser
que no morirá ya estará creciendo y afirmándose en ellos y ellas.

Es decir: Seres Humanos que se Consagran a la Causa y Plan de
Cristo. O de otro modo: Adanes y Evas que viven en máquinas
biológicas inteligentes con la Conciencia que ya no son de este
Mundo, sino que ESTAN en este Mundo. De este modo obtendrán
Poder Espiritual para mostrar a los Espíritus en los Hombres que
la Liberación y Redención está cerca y que su Dios no les
abandona. ESE ES EL PLAN DE CONSAGRACION.

¿Qué podría hacer fracasar un Plan magnifico como éste? Que, a
pesar del Espíritu, de Cristo hablando por Oráculos, y de metodología
sabia, y de Sabiduría expresada y al servicio de esta Causa y para uso
y beneficio de los Escogidos para esta gran Misión… exista
igualmente rebelión de la máquina biológica humana: no para negar
abiertamente el portento del Plan, ni la Sabiduría de Dios, sino para
reivindicar un viejo anhelo: que Dios se someta a los procesos
carnales, mentales y emocionales, mundanos, de la maquina
biológica, y reciba ésta incentivos siempre necesarios y nunca
suficientes que le den la fuerza para sostenerse; y que al final sea
Dios quien haga el trabajo, y la entrada a los Cielos garantice ciertas
dadivas humanas sobre las cuales no habrá renuncia porque de otro
modo ‘dejaría de ser yo’. Amén del secreto ‘pliego de peticiones’ al
cual no se renuncia nunca, y sirve para medir la buena voluntad de
Dios hacia mi persona: que me dé lo que emocional y mundanamente
requiero, que me libera, que me entregue, que me consuele, que me
sane, que me complazca, y sobre todo: que reconozca mis sacrificios
y los valorice según yo creo que son…grandes dolores que se deben
reconocer a mi favor, y ojalá compensar con dadivas…etc. etc.
La diferencia entre la máquina biológica inteligente que se rebela en
contra de Dios sin saber a quién se está enfrentando, o que se alza en
contra de una idea que en realidad es incierta, muy propia o no
conoce a fondo, o lo hace instintivamente o manejada por el Mal…y la
rebelión de la máquina biológica humana que sabe a quién dirigirse,
sabe ante quién se rebela, a quién exige, y a quién amenaza y hasta
abandona: es que los primeros ‘no saben lo que hacen’ y son ‘hijos de
la ignorancia’. Y los posteriores sí saben lo que hacen, y con sus actos
conscientes OPTAN DE HECHO por ser Hijos de Perdición, y entrar

de esta manera en el juego a favor del principado de las Tinieblas. Es
decir: traicionan.

La máquina biológica humana en su mente y emoción puede alegar
que abandona un camino de Hombres parecido a una religión, que da
lo mismo: que puede elegir otro camino o ninguno; que todo es
parecido, etc, etc. Pero nosotros sabemos que estas ideas vagas y
fútiles son de la misma cuna oscura que desde siempre ha llevado a
que la máquina biológica, carente de vida propia, crea que puede vivir
sin pertenencia y sin potestades superiores. Y se auto engaña
decretando para sí que una vez conocido un Camino de Retorno a la
Luz es exactamente lo mismo que elegir vivir en la oscuridad, o volver
a la gran falacia del Mundo o perderse en la Carne o sumergirse en las
emociones del alma ramera. Entonces no estamos hablando de
‘inteligencia’: porque en esta lógica y baja razón no hay sino estupidez
y necedad.
¿Cómo vencer y no caer de un Plan Magnifico que nos transforma en
personas espirituales, adámicas y leales al Reino de la Luz…por
siempre y para siempre?

Conociendo a Cristo. Amando a Cristo. Obedeciendo a Cristo.
Nada será posible si no podemos Conocer a Cristo; y Cristo, el Dios
de la Palabra, nos ha entregado Sabiduría en su Palabra para que al
entrar nosotros Con y En Espíritu a sus contenidos y Sentido nos
llenemos de Él y aprendamos a percibirlo y sentirlo en su Virtud, en su
Significado, en su Forma y en su Acción. Pero para entrar en la
Palabra de Cristo para conocerle debemos contar con una FUERTE
VOLUNTAD. Es decir: con la firme Voluntad de aceptarle, de
entenderle, de HACER MIO Y PROPIO todo lo que voy aprendiendo
de Cristo. Dicho de otro modo: la Voluntad para TRANFORMAR el
CONOCIMIENTO en SABIDURÍA; en modo que el Conocimiento sea
desechado, y la Sabiduría sea MI FORMA SUPERIOR de concebir la
realidad y la vida.

Pensar como Cristo. Hablar como Cristo. Hacer como Cristo. Y no
según ‘lo que yo creo de Cristo’: sino según lo que he VIVIDO con

Cristo… en un Camino y Forma diseñado, guiado y orientado por Él
Mismo. En eso consiste EL ORDEN que Cristo ha fundado bajo esta
Dispensación. Porque sin este ORDEN Dispensario: la máquina
biológica al final creerá que es cristo lo que quiera creer, y hablará por
cristo no habiendo jamás llegado al espíritu de Cristo. Y esos son los
falaces y embaucadores. Justamente es Cristo quién designa su
Orden para que la BUENA VOLUNTAD de LOS SUYOS no se pierdan
ni sean engañados. Y ese Orden lo tenemos en el Orden de la
Consagración y del Sacerdocio.

Conociendo a Cristo llegamos a vibrar en amor por Cristo. Amar a
Cristo es sentir su Verdad y fundirse a su Espíritu: sólo así amamos a
nuestro Dios Vivo. Cuando Cristo NOS VIVE: entonces amamos a
Cristo.
Y porque el Amor nos hace UNO con Cristo es que la Obediencia nos
es natural, y nada se nos contrapone, y en nada dudamos. Porque
somos Uno, y oponernos sería negarnos a nosotros mismos en
nuestra calidad Espiritual y Trascendente.
La máquina biológica rebelde dirá, al leer esto: pero yo no quiero eso;
pero aquello es complicado y exigente; pero yo elijo otro modo para
llegar, creo, al mismo fin; algún día lo haré; veré como hacerlo; haré
un plan para empezar y cavilaré sobre el método y reflexionaré sobre
la buena voluntad para no errar y veré de hacerlo bien y
perfectamente. ¿Qué perderé? ¿Qué ganaré? ¿Dónde me llevará?
¿Qué peligros tendré? ¿Cuándo se puede hacer, cómo, dónde…?
necesito más información. Etc.
La Buena Voluntad simplemente se pone bajo un propósito Consciente
y Libre: lo importante es el dar el primer paso y luego NUNCA dejar de
caminar.
Lo vital es mantenerse en el Orden de Cristo y no crear desorden por
porfías y resistencias. La DISCIPLINA ESPIRITUAL es imprescindible
y será mi CONSTANCIA.
La Voluntad Libre, nacida de la Conciencia, no nace de la libertad de
la Carne, de la emocionalidad atormentada, o del ideal mundano…
sino que nace de la Verdad Interior que postula a superar la carnalidad, lo temporal y la inteligencia relativa de lo oscuro.

CONFIAR en CRISTO es la ENTREGA que se nos exige. Confiar en
Cristo es la base que nos mantendrá firmes en el nacimiento del
verdadero Ser.

Porque sin Dios. y no habitando en su Reino, jamás seremos la
Inteligencia que Crea y Gobierna de eternidad en eternidad.

28 de marzo 2018

Deja un comentario